Jaen: Historia

 

Una hermosa ciudad surge al pie del cerro de Santa Catalina. Jaén es ciudad y al mismo tiempo municipio en Andalucía. Cualquiera podría pensar que solo es una ciudad como cualquier otra, pero Jaén guarda una historia especial que la hace muy atractiva para turistas e investigadores de todo el mundo.

Es la “capital mundial del aceite de oliva”, puesto que su principal actividad económica es la producción de este aceite. Jaén está rodeada de colinas verdes muy apta para el cultivo y sus olivares atraen a muchas personas que se dedican a este negocio a nivel nacional e internacional. Según datos arqueológicos, sus orígenes datan del periodo Calcolítico, es decir, la Edad del Cobre, sus primeros asentamientos se dieron probablemente en los 700 u 800 a.C.

Uno de sus principales atractivos turísticos es el castillo de Santa Catalina, una antigua edificación de estilo medieval-cristiano, que está ubicado justo en la cima del cerro, desde donde se pueden divisar tanto la ciudad como sus zonas aledañas. Este castillo se ha convertido en un centro turístico-histórico en donde las personas conocen la historia del cerro y el propio castillo de mano de expertos en el tema.

Durante la Edad Antigua, hubo varios asentamientos en esta zona, los datos arqueológicos apuntan hacia la cultura argárica con la presencia del pueblo ibero, pero a través del tiempo esta ciudad fue poblada por griegos y fenicios (Guerras Púnicas). En la Edad Media, lo visigodos ocuparon este territorio por un largo período, para luego ser ocupado por los árabes, pero en general fue escenario de conflictos bélicos muy interesantes que vale la pena conocer de primera mano.

Podemos decir que Jaén tiene todo lo que está buscando un aventurero intelectual pues combina belleza natural con arquitectura e historia. Es un municipio que vale la pena conocer si somos españoles, pero también si somos extranjeros y venimos a España.

Andalucía y Jaen – Patrimonio Monumental

 

Jaen es una provincia española, perteneciente a la comunidad autónoma de Andalucía y se encuentra ubicada al sureste de la península ibérica. Dentro de esta provincia se ubica Castellar, un municipio español que se encuentra en la comarca del Condado. Tiene una población de 3.593 habitantes y una superficie de 155,48 km².

En el espacio de este municipio español se encuentra una serie de patrimonios monumentales de gran importancia cultural, histórica y artística. Por ende, es un lugar que te recomendamos visitar si en algún momento decides visitar España.

Para comenzar, te indicamos que uno de sus patrimonios monumentales son el Santuario Ibérico de la Cueva de la Lobera el cual podrás encontrar después de recorrer un kilómetro y medio desde Castellar. Este santuario es un espacio de culto que tiene una antigüedad de más de 2.300 años. A lo largo de todo el santuario podrás observar cientos de exvotos de bronce los cuales son la ofrenda principal que se coloca. Asimismo, el santuario cuenta con una vista espectacular al estar ubicado sobre una cornisa rocosa llamada Altos del Sotillo.

Otro de sus patrimonios monumentales es la Colegiata de Santiago, la cual es considerada como uno de los edificios de mayor imponencia y significado de Castellar. Iniciándose como capilla en 1.633, obtuvo su categorización de colegiata en el año de 1.648 y fue considerada la más importante fundación de la provincia del siglo XVII. Su arquitectura fue llevada a cabo por Juan de Aranda Salazar y cuenta con una estructura simplemente increíble, con altas torres, tallados en piedra y detalles artísticos para el deleite de turistas y provincianos.

Siguiendo nuestro recorrido, debemos de hacer mención de la Parroquia de Nuestra Señora de la Encarnación. Considerado por muchos como el edificio de estilo medieval mejor conservado de la actualidad, tiene una data del siglo XIV. Al encontrarte con este imponente monumento, podrás observar una exquisita     arquitectura en la cual destaca su alta torre, la cual fuese utilizada como defensa contra los visigodos y los árabes.

Entre las edificaciones de habitación, puedes observar el Palacio Ducal de los Duques de Medinaceli y la Casa de la familia Díez. Ambas son categorizadas como palacios y fueron habitadas por personas de la realeza de aquellos tiempos. El Palacio Ducal fue habitado por los que serían considerados como los últimos señores feudales de la provincia. Mientras que la Casa de los Díez destaca por contar con un frente de gran valor arquitectónico e histórico.